La importancia de un buen calzado para el trabajo y el uso de plantillas para zapatos 27 May 2019

plantillas para zapatosZapatos de tacón, botas, sandalias, bailarinas… La moda de nuestros pies cuenta con opciones para todos los estilos. Sin embargo, si tu trabajo implica largas caminatas o pasar muchas horas de pie, unos zapatos de ensueño pueden convertirse en una auténtica tortura. Cuando la jornada laboral se alarga, complementos como las plantillas para zapatos pueden ayudar a que nuestros pies lleguen mucho más frescos al final del día pero, además, es importante saber elegir correctamente tu calzado.

¿Estás equipando tu armario para el verano? Toma buena nota de estos consejos y aprende a mimar tus pies mientras trabajas con plantillas a medida, también durante la temporada estival.

 

Pies siempre cómodos

El primer consejo de los expertos en el cuidado de los pies a la hora de elegir calzado es usar una talla correcta. Según las recomendaciones de la OCU, una talla adecuada debe permitirnos libertad de movimiento dentro del zapato, con espacio suficiente para los dedos. Recuerda que, para comprobar si una talla es correcta debes probarte los zapatos de pie, ya que en esta postura los pies se ensanchan ligeramente.

Unos zapatos bien diseñados desde el punto de vista ergonómico dispondrán además de una parte delantera más flexible y ligeramente elevada, para facilitar la pisada. También se recomienda que el talón esté biselado y que la suela sea antideslizante, para andar con paso fuerte, sí, pero siempre sobre seguro. Además, incorporar elementos como plantillas para zapatos hará tus zapatos todavía más cómodos, algo muy de agradecer si pasas muchas horas de pie.

 

Buena sujeción y ergonomía

El calzado que usamos durante los días laborables debe contar con una base firme, clave para mantener nuestros pies frescos y descansados a pesar del paso de las horas. A la hora de elegir tus nuevos zapatos de verano, presta atención a la zona del talón, que debe ofrecer una sujeción firme sin llegar a apretar. El interior de los zapatos debe estar bien acabado, sin costuras que puedan producir rozaduras. Si vas a usarlos para trabajar, no te dejes deslumbrar por las modas y piensa primero en la comodidad. ¡Tus pies te lo agradecerán!

Incorporar unas plantillas para zapatos a tu calzado de trabajo habitual también contribuirá a hacer tu jornada un poco más cómoda. Las plantillas de última generación, como las plantillas de silicona o de gel, permiten distribuir el peso del cuerpo de forma más uniforme sobre la planta del pie y amortiguan el impacto de cada paso. De esta forma, no solo conseguirás llegar al final de la jornada mucho más descansado, también prevendrás problemas de espalda y sobrecargas musculares.

 

Plantillas para zapatos: encuentra tu talla

Las plantillas para zapatos son una excelente solución para mejorar la ergonomía de nuestro calzado, siempre que utilicemos una talla adecuada. Si buscas un ajuste óptimo, lo mejor es optar por unas plantillas a medida, fabricadas específicamente teniendo en cuenta la anatomía de tus pies y tus hábitos personales a la hora de caminar. Si quieres unas plantillas a medida, tu fabricante de plantillas de confianza puede aconsejarte sobre los distintos tipos y modelos disponibles y ayudarte a encontrar la solución más adecuada para tu caso particular.

Una buena alternativa a las plantillas a medida son las plantillas recortables, que podemos ajustar tomando como referencia nuestra talla de zapatos. El precio de unas plantillas recortables resulta mucho más económico que el de unas plantillas a medida. Las prestaciones son muy similares, con la diferencia de que con unas plantillas recortables somos nosotros mismos los responsables de conseguir ese ajuste perfecto.

 

Materiales transpirables

Contar con una buena transpiración es clave para cuidar nuestros pies durante la temporada estival. Tanto nuestro calzado como nuestras plantillas para zapatos deben estar fabricados con materiales que permitan respirar a los pies, evitando la acumulación de sudor y problemas derivados como los hongos. Los materiales naturales, como la piel o el algodón, son idóneos para ellos.

Respecto a las plantillas para zapatos, el catálogo es amplísimo: además de las plantillas clásicas de cuero o lana, los fabricantes innovan con modelos fabricados en látex, fibra polar, yute o las conocidas plantillas de silicona y gel para una máxima ergonomía. Además, estas plantillas para zapatos suelen incluir tratamientos antibactericidas y antiodorixantes, como el carbón activado o la clorofila, que te ayudarán a mantener tus pies siempre frescos incluso durante los días más tórridos.

 

Moderación en los tacones

Los zapatos y sandalias de tacón son perfectos si te gusta lucir tus pies con estilo, pero, después de unas horas, pueden convertirse en una auténtica tortura. Los expertos en el cuidado de los pies recomiendan no dejarse llevar por la estética y disfrutar de los tacones con moderación. Si vas a usar zapatos altos para trabajar, es recomendable que la altura no supere los 3 centímetros. También resulta muy útil incorporar unas medias plantillas, ideadas especialmente para este tipo de calzado.

En el mercado actual podrás encontrar medias plantillas de silicona o de gel para un tacto cómodo y mullido. Estas plantillas para zapatos mejoran la amortiguación y la fijación mientras caminamos, evitando que los pies se deslicen dentro del calzado. Para las sandalias y zapatos abiertos, existen modelos fabricados en gel transparente para una máxima discreción.

 

Plantillas para zapatos y confort térmico

Conseguir mantener nuestros pies a una temperatura confortable supone todo un desafío para nuestros zapatos y plantillas. Calor, frío, humedad… El diseño y el material con el que están confeccionados el calzado y las plantillas para zapatos deben permitir mantener a raya tanto las altas temperaturas del verano como el frío helador del invierno. La lana, el visón merino o la fibra polar, por ejemplo, son materiales perfectos para unas plantillas para zapatos de invierno. En verano, resultan más adecuadas plantillas de silicona o gel.

 

Para mantenerlas siempre en perfecto estado, muchas plantillas para zapatos pueden lavarse fácilmente en la lavadora. Ahora que comienza la temporada, los expertos en calzado recomiendan revisar nuestras plantillas y sustituirlas por unas nuevas, en caso de desgaste o rotura.

Sigue estos sencillos consejos y prepárate para lucir tus pies este verano, ¡con total comodidad!

Responde